estilo, fashion week, HOT, moda, Sin categoría

Alled- Martinez y Avellaneda nos recuerdan que los trajes para mujer deben cambiar

Las firmas barcelonesas de moda masculina Alled- Martinez y Avellaneda han proclamado en esta última edición de la 080 que “Barcelona era una fiesta“. Cada uno por un motivo distinto, y teniendo en cuenta la gran distancia entre el estilo de una firma y la otra:

Alled- Martinez pasó del desfile clásico para convertir su presentación en una puesta en escena en la que los modelos, vestidos al más puro estilo parisino de finales de los 70, estaban estáticos en un escenario que simulaba un club nocturno.

00003-Alled-Martinez-Barcelona-Fall-2020-credit-080-Barcelona-vogue-india

Foto de Vogue India

El punto y el denim fueron el denominador común de la colección en la que reinaron escotes abiertos, pantalones acampanados, espaldas al aire… en definitiva, todos esos elementos más cerca de lo “femenino” en la época, que los hombres empezaban a lucir orgullosamente por las calles y en los clubs por primera vez.

Alled-Martinez-6-080-fashion-united

Foto de Fashion United

Es necesario apuntar que Harry Styles ya deslumbró con este estilo en uno de sus conciertos en el que llevó un conjunto del diseñador barcelonés. Y sí, le quedaba tan bien como te estas imaginando.

Por su lado, Avellaneda pasó de estar en la pasarela, directamente. “Como no me gustan los desfiles, pensé que una fiesta glamurosa era lo mejor”, se justificó el diseñador. Así que en esta ocasión tuvimos una “fiesta de esmoquin” (la prenda predilecta de la firma), según las palabras de Isabel Clarós en La Vanguardia.

avellaneda coleccion marta perez efe

Foto de Marta Pérez/ EFE

Y aquí sí que los trajes estaban pensados (y llevados) por hombres y mujeres al mismo tiempo. Muchas lentejuelas, chorreras, estampados florales tipo japoneses, rayas de sastre… todo envuelto en una áurea de elegancia hechizada.

Fotos de Imaxtree

Y esto nos lleva a pensar… en un problema… Estamos presenciando una transición de los trajes masculinos o las faldas, cada vez más llevados por hombres que quieren incorporar ese “toque” femenino en su estilo (aunque no tiene porque ser necesariamente siempre este motivo). Pero al contrario, los trajes que se venden para mujeres no consiguen desvincularse del toque femenino.

¿Y por qué debería cambiar? Está claro que una gran parte del terreno está ya ganado por el simple hecho de que las mujeres lleven la prenda que hace 70 años era exclusivamente para hombre. Imagínate la típica película americana en blanco y negro con un hombre en un club lujoso fumándose un puro y con el pelo engominado. Ni por asomo la mujer que lo acompañaba llevaba ni una triste americana.

Pero a día de hoy el look de traje para las mujeres sigue teniendo ese toque femenino. Añadiéndoles tacones, faldas o siluetas más apretadas. Lo cual es un resultado espectacular, especialmente para ocasiones festivas, todo un acierto. Pero si el objetivo principal es acercarlo a cómo visten los hombres para trabajar, entonces las cinturas deberían ser más anchas, los zapatos planos y la actitud general más holgada y porqué no, más cómoda. De lo contrario, en el ámbito laboral ya de entrada existe una diferencia a la hora de vestir que estaría bien saltarse como los corredores que saltan vallas.

Y por cierto, para hacer este texto he buscado sinónimos de “femenino” en wordreference.com y uno de ellos sigue siendo “débil”.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s