Los shorts (no demasiado shorts) que he fichado para este verano

Se acerca el verano y con él llega una de las prendas de ropa más conflictivas para mí (ahora suena un relámpago y una bandada de cuervos sale volando en pantalla): los pantalones cortos.

Hace un buen puñado de años, corría el 2012, mi modesto repertorio de shorts se resumía en pantalones cortos (muy cortos) denim en diferentes colores. Desde entonces, a medida que han ido pasando los años, mi incomodidad hacia esta prenda ha ido aumentando. Sin embargo, pocas veces he conseguido cambiar la situación y adquirir un pantalón de un estilo distinto que realmente me convenza.

Pero este año me he decidido a que no me pase lo que en los anteriores: retrasar la búsqueda del short perfecto, de mi nuevo estilo de pantalón corto, por pereza. Cuando llega julio y ya estamos a 38 grados, no me queda más remedio que ir en busca de mi objetivo, pero a esas alturas todo lo bueno ya se ha agotado.

Este año he hecho el análisis pertinente y he descubierto que existe un vasto universo más allá del denim corto (muy corto) de tiro alto. Lo sé, voy un poco tarde. Estos son los tipos de shorts que he ido encontrando y guardando durante estas últimas semanas.

1. Pantalón de traje en versión corta

Si algo me ha gustado este invierno ha sido la adaptación de las prendas de traje a un estilo desenfadado. Pantalones de pinza con bambas de deporte, blazers con chándal y demás. ¿Por qué no seguir con ello en verano?

2. Cargo/Utility shorts

Ha quedado claro que lo cargo viene muy fuerte, pero cuidado porque muchos pantalones de este estilo se hacen muy cortos. Aquí un par mínimamente “largos”.

3. “Senderistas”

Este nombre me lo he inventado yo, pero aunque en menor medida que los pantalones cargo, varias marcas proponen un corte parecido al de un short para hacer senderismo. Apuesto a que son muy cómodos y a que combinarlos con alguna prenda elegante o urbana para crear contraste es un acierto.

4. Cortos, pero con campana

Uno de los problemas de los denim cortos es que a menudo son apretados. Si son acabados en campana aparentan ser más largos (bueno, muchas veces lo son). Digamos que este corte lo rebaja todo un poco.

5. Bermudas

Agradezco a Marie Kondo (técnicamente, a mi madre recitando sus apuntes extraídos de La magia del orden), el espacio extra que ha generado en mi armario. Pero ahora mismo recuerdo perfectamente el momento en el que decidí deshacerme de unas bermudas tejanas perfectas porque no me las ponía y eso, según Kondo, significaba que no me hacían feliz y, como consecuencia, que debía donarlas.

6. ¿Debería rendirme a los pantalones de ciclista?

Como con muchas otras tendencias, no pensé que caería en esta, pero ahora que las mallas de ciclista no son solo cosa del street style de las modelos, me lo empiezo a plantear. Casi el 100% de las tiendas low-cost ofrecen biker shorts para este verano. Me lo seguiré pensando, pero este pantalón ciclista, ¡de TWEED!, de Bimba y Lola me incita hacia el sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s